PROAUTOTROFÌA :

El proceso y el concepto evolutivo de la Apisofía.

El proceso de desarrollo al que hacemos referencia desde la Apisofía es el de una moneda donde se unifican instinto y conciencia.

Por ello la Apisofía se centra muy especialmente en la evolución del ser humano desde su más temprana niñez.

No se trata de un proyecto educativo, es un proyecto de focalización de nuestro estado mental individual y las abejas nos ayudan en el proceso de autoevaluación.

Para la Apisofía la sociedad actual padece de un gran “autismo social”, no sabemos que queremos, nos cuesta fijarnos en nuestra esencia y actuar con ella, es un estado de sobre-información y confusión. Opinamos de los otros como seres distantes y culpables de algo que no nos involucra. Por ello hacemos leyes estrictas y reglamentos,  y obligamos… pero seguimos perdidos porque no creemos en eso que nos dicen que hay que hacer.

Para la mayoría es un panorama difuso, confuso y frustrante: los individuos por un lado y la sociedad por otro. Y a ese individuo confundido heredero de la misma esencia social que defendemos, lo castigamos por “antisocial”.

En la Apisofía, enfrentamos un paradigma extraordinario: El carácter autótrofo de nuestra mente, con base en el alma via la matrix de una memoria priónica y el desafio de contrarrestar la falta de autonomía derivada del ruido arquetípico del inconsciente individual y colectivo.

Así como las plantas transforman la energía lumínica en energía química a través de la fotosíntesis, nuestra mente transforma los diferentes tipos de energía en energía psíquica, la cual es un poderoso alimento. En este sentido, nuestra colmena de pensamientos produce un valioso tipo de miel cuando sus neuronas están en un estado asociativo coherente que pueda establecer relaciones igualmente coherentes con el resto de los tipos celulares del  cuerpo humano.


* Video - Fidelidad de flores y de abejas Apis mellifera colectando polen.
* Música - Franz Schubert, Ave Maria
* Voz - Bióloga Carolina Donoso